Pronunciamiento ante la segunda vuelta electoral

¡Ganó la bronca y el descontento! ¡Unidad para enfrentar a la derecha y voto crítico a Pedro Castillo!

 

 

El resultado de las elecciones general del 11 de abril fue sorpresivo porque pusieron patas arriba las estimaciones que desde las encuestas se impulsaban. La bronca se mostró una vez más y detonaron los ensayos patronales para estabilizar al régimen político que desde hace años se fragmenta cada día más sin generar simpatía ni expectativas con el pueblo del Perú, que a pesar de la crisis sigue buscando una alternativa.

El triunfo de Pedro Castillo que ganó con 2,683.356 votos -el 15.7 % de votos emitidos- y la ubicación de Keiko Fujimori como segunda con 1,878.452 votos -el 10,9 %- no se encontraba en ninguno de los pronósticos elaborados unas semanas antes de realizadas las elecciones. Las encuestas publicadas en el extranjero demostraron la volatilidad de la campaña electoral y que la mayoría de los electores y en especial, la clase trabajadora, los campesinos y los sectores populares del Perú, no están casados con ningún candidato ni partido. El recurrente y gran ausentismo se posicionó en el 29,7 %. El voto blanco y nulo asciende al 17,8 % (casi igual a los 18 % de blancos y nulos del 2016) es la otra cara de la misma moneda.

La causa de esto se encuentra en el repudio que el pueblo trabajador sostiene durante años contra los gobiernos patronales al servicio de un modelo de entrega y corrupción a las multinacionales, mineras, a la oligarquía nacional y extranjera, al agronegocio y a los banqueros. Mientras, el pueblo trabajador peruano se ha ido hundiendo en la pobreza.

El descreimiento popular se consolidó y profundizó con la renuncia de PPK, los casos de corrupción y el fracaso de Vizcarra para navegar la crisis del Covid-19 y los más de 120 mil muertos según el SINADEF. Se agravó con el estallido social que echó a Merino y porque con la asunción de Sagasti al Gobierno, luego de un acuerdo parlamentario, no resolvieron ninguno de los grandes problemas del pueblo trabajador que sigue buscando una alternativa política propia para lograr cambios de fondo.

 

La irrupción de Pedro Castillo y las luchas

El sorpresivo triunfo de Pedro Castillo que pasó del 3 % de intención de voto el 11 de marzo al 15,7 % de los votos emitidos en las elecciones generales fue empujado por la lucha de los pueblos del interior del país. Casualmente las provincias que más lucharon contra el modelo de explotación y depredación impuesta por las multinacionales mineras son las que se volcaron en votación mayoritaria por Castillo. Hubo elecciones superiores o cercanas al 50 % en regiones como Huancavelica, Apurímac, Ayacucho y logró importantes triunfos en el combativo sur como en Cusco, Puno, Tacna, y Arequipa.

El triunfo de Castillo representa la identificación de los pueblos que lo ven “como un igual” porque es el único candidato de los 18 que luchó contra el gobierno de PPK en la heroica lucha magisterial de 2017. Incluso enfrentando a la mayoría de la dirección sindical burocrática del magisterio que responde a la vieja izquierda reformista.

La votación de Pedro Castillo expresa la enorme predisposición a luchar por un cambio a la pobreza, al desempleo o los salarios de hambre. Muestra que el pueblo trabajador del interior del país sigue radicalizado, que no está derrotado y que, en su voto a Pedro Castillo, busca una alternativa de izquierda.

Desde el Partido de los Trabajadores y Trabajadoras-UNÍOS, partido encabezado por el compañero Congresista Enrique Fernández Chacón y Alternativa Socialista-Ayacucho, consideramos un paso positivo que más de 2 millones y medio de trabajadores hayan dado su voto por el docente Pedro Castillo porque expresa la legitima bronca y lucha.  Esto no significa dejar de señalar nuestras diferencias políticas y programáticas con Castillo, así como con Perú Libre, cuyo dirigente Vladimir Cerrón está procesado por casos de corrupción, y que cuando fue gobernador en Junín no provocó ningún cambio de fondo.

Enfrentar a la derecha y su reagrupamiento, en las calles y las elecciones. ¡Voto crítico a Castillo!

Pero, ante el hecho que el próximo 6 de junio la alternativa será entre Pedro Castillo y la corrupta y derechista Keiko Fujimori, llamaremos a dar un voto crítico por Pedro Castillo.

El conjunto de la derecha irá cerrando sus filas detrás de Keiko Fujimori para garantizar el cuidado del modelo económico de entrega a las multinacionales. Contra este reagrupamiento electoral de la derecha encabezada por Keiko llamamos a votar críticamente por Pedro Castillo para derrotarla a ella y su intento de llegar al Gobierno con el apoyo de los grandes grupos de empresarios.

Llamamos a votar a Castillo desde una postura crítica e independiente y para poner en pie un frente de lucha unitario que parta de unir las luchas en curso y desarrollar la pelea a nivel nacional para derrotar el ajuste del Gobierno y para que a la crisis la paguen los capitalistas, no el pueblo trabajador.

Vamos a acompañar el sentimiento de millones de trabajadoras y trabajadores, jóvenes, mujeres, y sectores populares que van a querer derrotar a Keiko y que buscarán en el triunfo electoral de Castillo la posibilidad de un cambio social. Nosotros creemos que los cambios solo podrán venir con la movilización y organización de los trabajadores del campo y la ciudad y junto a los sectores popular. Desde esa visión daremos un voto crítico a Castillo. Lo hacemos señalando nuestras diferencias y levantando un programa alternativo.

Pedro Castillo ha declarado que, de llegar al Gobierno, tomará medidas para elevar el presupuesto educativo y de salud, medidas en defensa del ambiente o que convocaría a una Asamblea Constituyente. Aspectos parciales con los cuales podemos coincidir. Pero discrepamos con cuestiones de fondo como que, diciéndose ser de izquierda, su programa plantee que la salida para el Perú pasar por una alianza con los empresarios nacionales, que lo lleva a negar un progresivo impuesto a las grandes fortunas en pos de “cuidar la estabilidad jurídica de los empresarios”. Este tipo de propuestas de la vieja izquierda, de gobernar junto a los empresarios y políticos patronales ya han fracasado como lo demostraron los gobiernos de Maduro en Venezuela o Lula-PT en Brasil. Tampoco podemos coincidir con su rechazo a defender los derechos democráticos de las mujeres como el derecho al aborto legal, la educación sexual o el derecho de las disidencias sexuales, elementos programáticos por los cuales luchamos desde hace décadas.

Pese a estas diferencias llamamos a dar el voto a Pedro Castillo para derrotar a Keiko y la derecha política. Nuestra posición unitaria y crítica es de lucha por un plan de emergencia obrero, campesino y popular e impulsamos las siguientes medidas como base a un programa unitario para ganar las calles, para derrotar a Keiko y a la derecha. Impulsamos un programa de 10 medidas de emergencia obrero, campesino y popular para salir de la crisis.

Primero, por un inmediato aumento de salarios y jubilaciones; por la prohibición de despidos y el reparto de las horas de trabajo. Anulación de la suspensión perfecta de labores y ceses colectivos. Por la anulación de las AFP. Segundo, por el inmediato aumento ya al 10 % del PBI para financiar la salud pública; compra y/o fabricación de vacunas y garantizar todo el oxígeno necesario para que el pueblo deje de morir. ¡Abajo las patentes! ¡Vacunas para todos y todas! ¡Por un sistema de salud y educación público, gratuito y 100 % estatal! Tercero, por el nombramiento de las y los trabajadores; basta de precarización, ¡No más CAS ni tercerización! Cuarto, por un impuesto a las grandes fortunas y anulación de todos los privilegios tributarios y subsidios a las grandes empresas. ¡No al pago de la deuda externa! ¡Plata para trabajo, salud y educación; no para el FMI ni los capitalistas! Quinto, por los derechos de las mujeres trabajadoras a igual trabajo e igual salario; guarderías en los lugares de trabajo y el derecho a decidir sobre su cuerpo. ¡Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir! ¡Basta de feminicidios! Sexto, por el pleno derecho a huelga. ¡Basta de perseguir de reprimir a los que luchan! Anulación ya de la Ley del gatillo fácil. Séptimo, ¡basta de privilegios de la casta política! Que todo funcionario gane un sueldo de maestro, y por la elección directa de jueces y fiscales. Octavo, por la anulación de las privatizaciones del 90 y la nacionalización de las empresas estratégicas como el gas de Camisea, y los bancos bajo control de los trabajadores y al servicio de los pueblos. Noveno, por la reforma agraria que devuelva la tierra a los campesinos; y decimo, por una asamblea constituyente libre y soberana para sepultar el modelo fujimorista explotador. ¡Sin estas medidas el modelo seguirá golpeando al pueblo!

Somos claros: para derrotar a Keiko y la derecha en las elecciones hay que votar críticamente por Pedro Castillo y para derrotar el modelo de hambre y entrega impulsamos la unidad, la lucha y la movilización con un programa político independiente en el camino por conquistar un gobierno de los trabajadores y los pueblos sin patrones ni burócratas.

 

Partido de los Trabajadores y Trabajadoras-UNÍOS.

Alternativa Socialista, Ayacucho.

Lima 19 de abril de 2021

 

Mientras el pueblo muere asfixiado, Vizcarra, Mazzetti y sus amigos, recibieron vacunas vip

El escándalo no se puede ocultar más. Todo lo que se pudre se termina destapando y liberando, ese el olor nauseabundo que tiene todo este régimen. El “Vacunagate”  –la muestra más corrupta y de descomposición más grande de la historia de la República– explotó, demostrando que el expresidente Martín Vizcarra, la exministra de Salud Pilar Mazzetti, y otros altos funcionarios o exfuncionarios, como Pablo Checa Ledesma del PC -de la traidora CGTP- así como otros exministros del gobierno de Toledo, usaron vacunas recibidas por parte del laboratorio chino Sinopharm –que debían ir al proceso experimental de la vacuna- para inmunizarse personalmente, a sus familias y otros más de 400 funcionarios. Vizcarra, su hermano y esposa, fueron vacunados a escondidas hace cuatro meses y en plena negociación con Sinopharm, Mazzetti el 12 de enero. ¡Mientras días después, ella manifestó que sería la última en vacunarse!  Todo, de manera mafiosa, a escondidas del pueblo, y en plena negociación de las vacunas, en contubernio con los laboratorios que mandan muestras gratis de una vacuna que tratan como mercancía, que buscan vender al mejor precio, cuando debería ser propiedad de la humanidad y no de algunas cuantas multinacionales. ¡El Presidente y la Ministra, a cargo de garantizar la salud del pueblo, usaron las vacunas en experimentación para intereses personales y salvarse ellos, mientras el pueblo ha seguido muriendo en sus casas u hospitales!

Este escándalo no puede ser resuelto ni por el Congreso, ni por la justicia patronal de este régimen que encubre y garantiza impunidad. Exigimos la conformación de una comisión Independiente conformada 100 % por organizaciones de los profesionales de la salud, personalidades, organizaciones obreras y populares, de intachable trayectoria para que investiguen y condenen a todos los responsables. Para ellos es urgente hacer públicas todas las actas de reuniones, negociaciones y acuerdos diplomáticos con China y Sinopharm. Que los contratos de las vacunas sean públicos y abiertos. ¡Abajo los privilegios de confidencialidad de los laboratorios! Que las universidades pongan a disposición toda la documentación requerida de la experimentación de inmunización para investigar con total libertad la situación. Si la justicia formal no lo tipifica como delito, el pueblo debe hacerlo y con movilización y lucha imponer su veredicto.

 

Esto no puede seguir así. No se puede confiar en este Gobierno ni en sus funcionarios, se hace urgente conformar un comité de lucha contra el Covid-19 donde se desplacen a los funcionarios para ser remplazados por los trabajadores de la salud y sus organizaciones, investigadores, epidemiólogos, profesionales, organizaciones obreras y populares. Solo el pueblo organizado garantizará un verdadero combate contra la pandemia y terminará con el fracaso de los gobiernos poniendo en pie un plan sanitario de salud pública, social y económico alternativo que permita terminar con el ajuste contra el pueblo y destinar todos los recursos del país para salir de la crisis.

Lima, 16 de enero de 2021